Archivo de la etiqueta: pandemic legacy

¿Merece la pena Pandemic: Legacy? Parte 4

pandemic-legacy

Como ya publicamos en entradas anteriores (parte 1, parte 2 y parte 3) Pandemic: Legacy es un juego con reglas incrementales y fecha de caducidad: con un mínimo de 12 partidas y un máximo de 24, más las de prueba de Pandemia.

Hemos de avisar, una vez más, de que va a haber destripe de reglas, spoilers y, en general, ruptura de magia. Así que si no has jugado hasta Septiembre, mejor no sigas leyendo.

En nuestra última entrada jugamos marzo. Pero mucho ha llovido hasta el día de hoy. Entre el último post y este, hemos tenido tres nuevas sesiones de juego  donde jugamos las siguientes partidas:

  1. Abril, mayo.
  2. Junio, julio, agosto.
  3. Septiembre: Dos partidas.

De abril a agosto lo hicimos sin problemas, ganando todas las partidas. Conseguimos controlar la zona de desvaídos bastante bien, en nuestro caso Asia y Oceanía, ayudándonos de la especialista en cuarentenas. Otros dos personajes muy activos son el Coordinador de Efectivos y la Analista, y el último suele ser el Médico. Aunque hemos probado varios abanicos de personajes, como el experto en operaciones, al final solemos volver a una configuración similar a la anterior.

Aparecieron dos nuevos cartones donde había que perseguir a dos científicos, y nos lanzamos a por estos objetivos y el de las seis instalaciones militares.

Todo iba más o menos bien, conseguimos hacer 6 instalaciones militares base (de las pegadas), para empezar ya con un objetivo terminado. Mejoramos a la especialista en cuarentenas para que a su paso desaparecieran desvaídos. Todo era como la cabecera de Heidi, a cámara lenta, sonriendo y el aire dándonos en la cara… La, la, la…

Y llegó Septiembre.

De repente vimos que todo era un complot, que hay un científico paranoico con nuevos datos sobre que el virus CodA-403 no ha sido un capricho de la naturaleza, sino que la mano humana está detrás de su creación. Y que haber creado tantas instalaciones militares sólo podía acarrearnos problemas en el futuro.

La primera partida de septiembre nos hizo ver que todo se había descontrolado: varios personajes obtuvieron secuelas por estar en ciudades con desvaídos o con brotes. No conseguimos hacer el objetivo obligatorio de las 3 curas. El pánico de la población iba en aumento, pero controlado. Aún así, no pudimos manejar la situación.

Perdimos nuestra primera partida de septiembre. El aire quedó enrarecido y dejamos de hacer bromas. Creyendo que había sido un golpe de mala suerte y que podríamos con todo, volvimos a jugar septiembre, con dos eventos de financiación, y eligiendo cuidadosamente una configuración de personajes que creímos sería ganadora: analista, coordinador, especialista en cuarentenas y el nuevo soldado, que no obtiene secuelas al empezar su turno en una ciudad con desvaídos.

Al conseguir atrapar al científico paranoico perdimos a la especialista en cuarentenas. Sí, murió. Por exigencias del guión. Nos quedamos fríos, sin saber qué hacer, en medio de una partida casi perdida. Un civil ocupó su puesto, pero ya no era lo mismo.

Civil Pandemic Legacy

Tokio fue arrasada, aparecieron brotes por todas las ciudades desvaídas, no éramos capaces de contenerlos por miedo a acabar con más secuelas de las que ya teníamos. Al final, con 8 brotes, en una reacción en cadena terminó la partida. Al menos pudimos destruir dos instalaciones militares iniciales para allanar el camino para octubre. El Mundo se nos estaba yendo a la mierda…

Tuvimos que hacer una retrospectiva viendo qué habíamos hecho mal y bien. Los 10 minutos tras la muerte de “la cuarentenas”, nuestra querida Asteroide/Asterisco, fueron tensos y transcurrieron en silencio. Se podía cortar la tensión del ambiente con un cuchillo poco afilado.

Opinión

Hemos leído algunas otras opiniones de septiembre porque no podíamos creernos que esto nos pasara a nosotros. Al parecer está bastante bien medido que haya una ruptura similar en este mes.

Algunos dicen que lo que pasa en septiembre es fruto del “lazy design” por parte de los autores. ¿En serio? Yo creo justo lo contrario. Nos preparan el camino durante todo el juego para que vayamos cayendo en sus trampas: vamos a hacer a la cuarentenas una berserker (o a algún otro), vamos a quitarnos un objetivo fácil de cuajo (las instalaciones militares), vamos a meter militares hasta en la sopa… Y de repente todas esas decisiones son contraproducentes.

Creo que, lejos de tratarse de un cambio de última hora metido por los autores, se trata de algo cuidadosamente premeditado. Nos están haciendo vivir una historia desde dentro, sufrir con rabia los embates del destino, el giro argumental a mí, al menos, me ha parecido sublime. Pese a tener una sensación de abatimiento tras la muerte de Asterisco y perder dos partidas seguidas, estamos más metidos en el juego ahora. Lo hemos hecho nuestro, nos ha movido emocionalmente. Y juro que esto es verdad, porque aunque no hayamos llorado por la muerte de un personaje, como hemos leído en otros sitios, Pandemic: Legacy ha sido capaz de cambiarnos el estado de ánimo, como si de verdad estuviéramos compenetrados con nuestros personajes. Cada secuela dolía como un arañazo real.

Estamos acostumbrados a estos giros argumentales en películas, series, libros, pero no en juegos de mesa.

Tras esto no es de extrañar que sigamos en nuestras trece de que es Pandemic: Legacy es un juego increíble. Merece la pena y mucho, aunque ahora mismo estemos de luto por Asterisco. Descanse en paz.

Pero… Siempre hay un pero, tenemos la opinión de otro jugador, que no comparte la mía. A él no le ha gustado tanto y además era quien llevaba a la especialista en cuarentenas. Os dejo con sus palabras:

Otra opinión

Una muerte previsible por la potencia que adopta el personaje, pero innecesaria y frustrante.

Desde el planteamiento del juego no se ha tomado en cuenta el cariño o la ilusión con la que vas haciendo crecer al personaje con el que juegas, al que dedicas tantas atenciones y esfuerzos.

La potencia podría haber sido contrarrestada con penalizaciones o asunción de secuelas por traición.

Los creadores olvidaron la máxima de los juegos de rol:
Los jugadores están hechos de la materia de los héroes, no debes matarles si no está justificado y es imprescindible”.

He dejado juegos por menos y quemado libros por lo mismo.

Adiós Asterisco, nunca te olvidaremos...
Adiós Asterisco, nunca te olvidaremos…

En la próxima entrada contaremos el fantabuloso combo detectado (no sabemos si hecho aposta o no) para turnos infinitos, y el cual nos llevó a una discusión sobre la ética de usarlo o no, votaciones varias y sentimientos de culpa posteriores.

¿Merece la pena Pandemic: Legacy? Parte 2

(Post libre de Spoilers y sin Gluten. No sabemos hasta qué parte podremos mantener esto así). 😀

En la primera parte de esta serie de posts, ya os contamos si Pandemic: Legacy merecía la pena tras haber jugado Enero, y teniendo sólo esa experiencia. Hoy os traemos la segunda parte con la experiencia de Febrero. ¿Habrá mejorado o empeorado lo que pensamos de él?

pandemic legacy

Jugamos el mes de Enero el 31 de Enero y el mes de Febrero el 6 de Febrero, así que hasta ahora hemos estado jugando en el mes que correspondía. No creo que esto vaya a continuar así, porque esperar un mes para jugar Marzo a mí me puede causar una apoplejía. (Aunque prometo que sacaremos a pasear el resto de juegos).

Acabamos Enero dejándolo preparado para empezar la siguiente partida sin mucho problema. ¡Error! Cuando fuimos a preparar la siguiente partida resultó que nos había faltado leer la carta de “Stop” que se queda encima del mazo. En las reglas pone que hay que robar y leer todas las nuevas instrucciones entre una carta de stop y la siguiente, pero además dice que en la propia carta de “Stop” indicará cuándo habrá que robar esa carta: que no en todos los casos es al comienzo de la siguiente partida. Sin embargo esto lo pone en la descripción del mazo Legacy y no en la “Preparación de la partida”, que es la hoja que solemos tener abierta cuando jugamos.

Subrayado en rojo lo importante
Subrayado en rojo lo importante

Así que nos tiramos un buen rato recapitulando enero, cambiando ciertas cosas, pegando nuevas reglas, etc. Lo suyo quizá habría sido volver a jugar enero. Aviso Importante: Siempre leed la carta Stop.

Solucionados los problemas, y con ese nuevo conocimiento en nuestro haber, empezamos a preparar el mes de Febrero.

Pandemic: Legacy no tiene nada que ver con Pandemia normal, donde el inicio de la partida es siempre igual. En Legacy se requieren ciertas decisiones previas a empezar la partida. Entre ellas, y sin dar mucho detalle, está seleccionar los eventos con financiación a añadir al mazo de juego, seleccionar los personajes, decidir en qué ciudad se comenzará, leer los nuevos objetivos de la misión (robando cartas) y añadir todas las reglas que aparezcan nuevas. Y en algunos casos ¡Abrir cajas!

Caja 1 de Pandemic: Legacy ¿Qué contendrá?
Caja 1 de Pandemic: Legacy ¿Qué contendrá?

La preparación es además de una parte muy importante, también cooperativa. En Enero no había gran cosa que hacer, pero una partida de Febrero requiere un poco más de preparación. Se comienzan a desvelar nuevas reglas muy interesantes y los objetivos cambian.

Los huecos de las reglas comienzan a rellenarse y se presentan múltiples posibilidades con las que contar. Las estrategias aprendidas hasta ahora pueden ser útiles, pero se necesitará adaptarlas para sobrevivir.

Nota para mi equipo de juego: Veis, almas de cántaro, como no hacía falta jugar 200 partidas a Pandemia. 😛

Llegados a este punto  tendría que escribir un spoiler para decir algo más interesante que estas vaguedades, pero entonces no cumpliría el aviso de “anti-spoilers”. Así que pasaremos a las conclusiones rápidamente.

¿Sigue mereciendo la pena Pandemic: Legacy?

Absolutamente. Hablando de forma subjetiva, yo me siento como una niña pequeña abriendo cajas, solapitas y descubriendo nuevas reglas según avanza el juego. Prometo para la siguiente parte hacer una encuesta al resto de jugadores.

pandemic-legacy-cubitos

Soy fan de la evolución (esto sonaba mejor en mi cabeza). Me explico, Pandemic: Legacy evoluciona según van pasando las partidas y no de la misma manera para cada grupo de juego. Seguramente nuestras mejoras de final de partida sean muy diferentes que las de otros grupos, así que en cierto modo le da un ligero aire rolero a un juego de mesa, salvando las increíbles diferencias . No hasta el límite de subir de nivel a los personajes o cambiándoles de armadura, ropa y armas, pero sí pueden llegar a tener mejoras, secuelas e incluso relaciones. ¡Ey! Que seguimos sin spoilers, esto viene así en las tarjetas de los personajes. De esta manera se consigue el efecto “encariñarse con un personaje” que se da en otro tipo de juegos, porque le ves crecer y convertirse en lo que hoy son.

Mi personaje fetiche a día de hoy es El médico (A.K.A. El Doctor), pero tengo miedo que de tanto usarlo se acabe quemando o peor, acabe muerto en algún país lejano intentando erradicar alguna enfermedad que se nos ha ido de las manos. En su epitafio pondrá algo como: “Aquí yace El Doctor, el único que DE VERDAD ayudaba a erradicar las enfermedades. Ya podíais haberle echado un cable…“. 😀

pandemic-legacy-medico

A día de hoy hemos conseguido 2 victorias de 2. Y muy ayudados por los eventos con financiación, con el culillo apretado hasta el final. Marzo se presenta mucho más aciago, ya que al parecer no contaremos con eventos de financiación. Esperemos que en las nuevas reglas haya algo ¡Algo! que nos ayude a conseguir nuestros objetivos.

Si tras esto ya te has convencido de que Pandemic: Legacy es un juegazo, puedes comparar precios en la ficha del juego en Garesys, o si lo has jugado, vótalo.

 

 

 

 

¿Merece la pena Pandemic: Legacy? Parte 1

pandemic-legacy

Aviso: Post libre de Spoilers. Sólo se hablará de las reglas básicas de Pandemic: Legacy, las que vienen en el manual y no de las cartas que se van descubriendo. No queremos arruinarle a nadie la experiencia.

Tras bastantes partidas a Pandemia básico, al que por si no lo sabes se puede jugar con Pandemic: Legacy, llegó la hora de estrenarlo de verdad y jugar la primera partida: Enero.

La experiencia con Pandemia había sido agridulce, teníamos un ratio de éxito muy malo: ganábamos 1 de cada 3 partidas. Así que algo había que hacer para salir del bache. El resto de jugadores querían seguir jugando a Pandemia hasta depurar una técnica infalible que nos diera la victoria en todas las ocasiones. Sin embargo yo, como culo inquieto y poco dada a las reflexiones,  quería empezar a pegar pegatinas, abrir el mazo legacy y liarla parda.

Aquel día me levanté muy dispuesta a repartir una pequeña dosis de ganas a mi grupo de juego y recibieron el siguiente mensaje en sus móviles:

La autoridades de Shangai han cerrado el tráfico terrestre, marítimo y aéreo esta mañana de forma preventiva para contener lo que parece ser un brote de un virus desconocido hasta ahora. Más del 20% de la población está infectada, y se sospecha que más del 60% pudiera ser portadora.Expertos epidemiólogos indican que se trata de un virus de la familia Paramyxoviridae muy resistente y altamente contagioso. No se sabe con certeza cómo se propaga, pero fuentes cercanas al centro de investigación de la ciudad creen que podría ser por vía aérea. […]

Aún es pronto, pero se teme que se pueda haber propagado a ciudades cercanas y se está estudiando activar el protocolo de nivel 4 contra brotes mundiales.

Los expertos locales están desbordados y están barajando pedir ayuda al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de la ciudad de Atlanta, en Estados Unidos, conocido por tener los mejores expertos en tratamiento y contención de pandemias desconocidas. En concreto el grupo [tenemos hasta nombre] cuenta con el mejor equipo humano y el más puntero equipo técnico. Este grupo ya cosechó varios éxitos en el pasado, como la contención de una rara fiebre que se propagó por Johannesburgo el pasado mes de abril.

Para evitar que este virus se convierta en una Pandemia, el Mundo se pone en manos de este equipo de profesionales altamente cualificados. ¡Contamos con vosotros!

Y se acompañaba con esta imagen
Y se acompañaba con esta imagen

Esto debe ser una reminiscencia de mis tiempos roleros. No te culparé si no te lo has leído. Vamos, eran mis ganas de empezar a jugar a algo nuevo.

Incluir las nuevas reglas es bastante sencillo. Dicho sea de paso, Pandemia no es un juego con unas reglas muy complicadas. Hasta ahora sólo hemos jugado enero, así que el conocimiento del juego aún es limitado.

Para jugar a una partida de Pandemic: Legacy se necesita seguir las instrucciones del mazo Legacy y añadir algunas cosas más. Básicamente se pueden variar los objetivos de encontrar las 4 curas, aparecen nuevas reglas y nuevas cartas.

Como secretos encontramos unos sobres Top Secret, unas cajas negras numeradas del 1 al 8 y el mazo Legacy, que es lo que le da la calidad al juego. De esta parte no desvelaré nada. 🙂

Las reglas nuevas, que sí se pueden conocer son:

  • Pánico de la población: Cuando se produce un brote en una ciudad se va incrementando un contador (con pegatinas del 1 al 5 puestas una encima de otra). Con varios brotes hace que sea más difícil entrar en una ciudad o incluso destruye el centro de investigación, si lo hubiera.
  • Secuelas de los personajes: Cuando un personaje se encuentra en una ciudad en el momento de un brote epidémico puede sufrir trastornos que se pegarán a su ficha. Esto podría llevar a la eliminación del personaje ¿Cómo? En próximas entregas os lo contaremos.
  • Eventos con financiación: Cada partida el grupo tiene un número de financiación (en enero es 4) que indicará el número de cartas de ese tipo que se pueden mezclar con el mazo de juego. Pueden marcar la diferencia entre una victoria y un estrepitoso fracaso.
  • Mejoras de final de partida: Al terminar la partida se eligen dos mejoras, que pueden ser eventos, centros de investigación iniciales (como Atlanta), mejoras varias de los personajes o mutaciones beneficiosas de los virus. Muy útil.

Con estas reglas Pandemic: Legacy mejora mucho. En nuestro caso sufrimos varios brotes que se nos fueron de las manos y hubo que pegar unas cuantas pegatinas de pánico nivel 1 (inquietud) en el tablero. En ese momento no hacen nada, pero sabemos que futuros brotes nos dificultarán mucho, así que estuvimos conteniendo a saco el resto de brotes.

¿Pandemic: Legacy Rojo o Azul?

Esta pregunta es menos tonta de lo que parece, ya que existen dos cajas distintas, una roja y una azul, y uno se pregunta cuál comprar. A mí el chico de la tienda me aseguró que son exactamente iguales, que sólo cambia la portada. No he podido comprobarlo, ya que sólo ha llegado a nuestras manos la caja roja.

En principio aunque cambie el orden de algunas cartas o varíe ligeramente, cosa que al parecer no pasa, el juego cambiará tanto de un grupo a otro que lo de menos será el color de la caja o el orden de las cartas.

¿Merece realmente la pena Pandemic: Legacy?

El hecho de destrozar un juego, pegarle pegatinas y variarlo para que sea una experiencia única puede asustar a priori. “¿Cómo voy a desvirtuar mi juego?“. Pues muy fácil, cuando pones la primera pegatina y ves que queda genial y que NO PASA NADA, se te quitan todos los miedos. Bueno, también puedes jugar eternamente a Pandemia, pero para eso ya hay un juego que se llama Pandemia y es más barato ¿no?

Tener entre 12 y 24 partidas distintas es genial. Muchos juegazos no llegan a salir de la estantería tantas veces, porque queremos probar otros o, sencillamente comienzan a aburrir pasadas 5 partidas. Pandemic: Legacy consigue crear esa expectación para querer jugar más. De verdad, lo de las cajas negras, los sobres y los diferentes elementos que se van descubriendo es un plus. El hombre es curioso por naturaleza y… ¡La caja! ¡La caja! 😀

Un personaje puede llegar a morir al recibir secuelas. Esto es lo único que no me gusta porque hay que romper la tarjeta del personaje. Por supuesto, llegado el momento, ya veremos lo que pasa. Seguramente se meta la tarjeta debajo del inserto de la caja o algo menos destructivo que romperla en cachitos. Además siempre están los civiles, que no tienen ninguna habilidad, pero tampoco reciben secuelas, ni mejoras.

¿Eso significa que el juego deja de ser jugable tras 12-24 partidas? No exactamente. Se añaden nuevas reglas al tablero y al manual y un montón de cosas que desconozco ahora mismo. Pero nada impide que tras jugar los 12 meses no se puedan ignorar y jugar a Pandemia normal, o hacer unas reglas de la casa y listo.

Hablando del precio. No tengo la sensación de que el juego sea excesivamente caro, como he leído por ahí. Cuesta más ir al cine o a cenar varios días. Menos de 50€ para entretener a 2-4 personas durante unas 12 sesiones me parece un precio más que justo. Y ya he dicho que el juego no hay que tirarlo después. Ponerle nombres a los personajes o a las enfermedades tampoco lo cambia mucho, salvo que acabas con una generalista llamada Paca y un virus llamado Dalek. Lo único que sí creo que es horrible es romper cartas. Esperemos que sólo sean personajes…

Así que tras haber jugado Enero (acabado en victoria ¡Yuhuuuu!) yo creo que sí merece la pena. Veremos en siguientes partes si se mantiene esa idea.

 ¿Quieres saber más? A continuación tienes el resto de la saga de Merece la pena Pandemic: Legacy