Archivo de la categoría: Reseña

¿Merece la pena Pandemic: Legacy? Final

Después de escribirnos nada menos que 5 partes sobre Pandemic: Legacy (Temporada 1), nos quedaba cerrar esta serie con la guinda del pastel. Para ello hemos dejado pasar un tiempo desde que acabamos el juego, evitando así el hype inicial. O final, en este caso. Necesitábamos olvidarnos de lo superfluo y ver qué impresión nos quedaba a lo largo del tiempo. Vamos, los posillos.

Pandemic Legacy

Esta no va a ser una entrada larga, así que puedes dejar las palomitas. O bueno, si quieres seguir con las palomitas, puedes leer las partes 1, 2, 3, 4 y 5. (Suerte en atinar en los links y un saludo a todos los frikis de la usabilidad 🙂 ). Y tampoco habrá la montaña de spoilers a los que os tenemos acostumbrados. Guiño, guiño.

Lo que nos temíamos sucedió, como ya contábamos en la entrada anterior, todos los caminos convergen para terminar más o menos igual que si nos hubiésemos ido de fiesta y hubiésemos leído el final. Te quedas como si leyeses un libro de elije tu propia aventura con un único final.

Y llega el momento de leer tarjetas y más tarjetas, el final de la historia y… ¡Tachán! A ponerse a contar puntos como si hubieras rellenado una encuesta de la Super-Pop (¿Sigue habiendo de eso?). Estos puntos te dicen cómo acaba realmente la partida. Si habéis sido muy paquetes, ahí no se salva ni el apuntador, o si habéis sido como nosotros, en la media tirando para arriba, pues más o menos queda un mundo en el que no te importaría vivir.

Pero “¿y ahora? ¿Puedo seguir jugando?” “¿Te dejan con un tablero medianamente usable?” Pues a ver… La mentira es que sí, que todo vuelve a ser como antes porque era un sueño de Resines. Aunque la triste realidad, ay, querido lector, es que te vas a quedar con un pisapapeles muy caro. Y grande. Los elementos son de buena calidad, así que probablemente se puedan reutilizar.

Por suerte los que les vendieron el pegamento para las pegatinas debían ser familia de post-it, porque se caen que da gusto. Así que con un poco de maña, se puede llegar a tener un Pandemia normal. Más o menos.

Aún con eso, que realmente son minucias, ha sido divertido. De verdad. Es muy buen juego, que se sale de lo común. No es que no existan juegos con campañas o reglas incrementales, sino que este juego tiene fecha de caducidad. Vamos como cualquier juego malo al que juegas 3 veces, pero aquí han tenido la decencia de decírtelo.

Desde luego nosotros estamos esperando ávidamente la Temporada 2, que según su autor, Matt Leacock, será un juego totalmente independiente. No sé si de verdad se merece el primer puesto en bgg, pero se trata de un juegazo con grandes momentos. Los debates sobre qué hacer en cada partida han sido épicos, lástima que no los grabáramos…

¿Recomendaríamos Pandemic: Legacy Temporada 1? Absolutamente.

Dixit 2 y Dixit 3: La reseña

Dixit 2 (también conocido como Dixit Quest) y Dixit 3 son dos pequeñas expansiones para Dixit, cada una con 84 cartas nuevas. Jean-Louis Roubira, se ha hecho con la gallina de los huevos de oro y quiere exprimirla un poco.

Dixit 2 y Dixit 3

En Dixit 2 vuelven a contar con la ilustradora Marie Cardouat, y en Dixit 3 aparece un nuevo ilustrador: Xavier Collette. Tiene unos dibujos brutales, os recomiendo visitar su web.

Contenido

Dixit 2 y Dixit 3 tienen un contenido breve. Tan breve como 84 cartas cada una de las expansiones. Podemos escribir más, para parecer que esto es una reseña seria y concienzuda. Algo como: “La caja de Dixit 2, de cartón, con un tamaño de 12,5 cm de alto, 8 cm de ancho y 3 de profundidad contiene otras ochenta y cuatro fabulosas cartas a todo color, con las delicadas y bellas ilustraciones de la francesa Marie Cardouat. En la portada podemos ver un claro ejemplo de las ilustraciones de esta joven artista, con su distinguible color naranja, insignia de la franquicia Dixit. Al abrir la caja, nos veremos transportados al mundo de los sueños, gracias a los...”.

Cartas de Dixit

En fin, que son dos cajas donde entran justitas las 84 cartas. Manejables, pequeñas y bueno, eso, de cartón. Ilustraciones bonitas, sí. Evocadoras, también. Y ya.

Opinión

Dixit 2 y 3 se pueden usar como juegos independientes. En lugar de usar la enorme caja de Dixit, rellena sobre todo de aire bajo el gran inserto de puntuaciones, se puede usar lápiz y papel para sumar los puntos. O bueno, no sé, coger un polvoriento tablero de parchís y contar ahí. Los caminos de la creatividad son inescrutables.

No soy la mayor fan de Dixit, ya lo dejé claro en la reseña de Dixit. Aprecio el arte de cada carta y su presentación. Admiro además que un juego tan sencillo se haya convertido casi en un fenómeno del mundillo de los juegos de mesa.

Pero no convence. No convence que una expansión sólo incluya cartas por ese precio. Ya, es un juego completo también y las ilustraciones son taaaaaaan bonitas… Pero a mí me parece un timo, y más cuando jugar al diccionario es casi gratis, o a la mímica o a “veo, veo…”.

Considero que la experiencia de este juego y la diversión ofrecida se alejan mucho de lo que podríamos considerar un juego de mesa bueno.

Con esto no quiero entrar en polémicas contra los groupies de Roubira, ni nada así. Se le puede sacar algún jugo para aprender otros idiomas o simplemente disfrutando de sus cartas. O quizá es que nunca di con el grupo de personas adecuado…

Aún así, tiene muchas cosas buenas, así que si quieres descubrirlas, puedes visitar la página de Dixit 2 y Dixit 3, votarlos y obtener recomendaciones personalizadas de juegos de mesa.

dixit-nota

Black stories: La reseña

Black stories

50 misterios escalofriantes. Eso es lo primero que nos encontramos en la portada de la pequeña caja negra de Black Stories, juego creado por Holger Bösch y llevado a la venta por Moses en 2004. En nuestro país ha sido editado y traducido al español por Gen X Games. Pueden jugarlo desde 2 hasta más de 10 personas y la duración del juego depende mucho de cuántos misterios se vayan a resolver y de la rapidez de los jugadores. Al tratarse de leyendas un poco tétricas, se recomienda a partir de 12 años.

Cartas de Black Stories

Hay algo muy atrayente en intentar resolver historias morbosas y desconcertantes, nacidas como leyendas urbanas y transmitidas de boca a boca. Una muerte que parece casual o absurda, y un cadáver encontrado en un lugar inapropiado y pistas inconexas en el lugar de la muerte (¿o asesinato?) es lo único que tenemos para descifrar el misterio.

Contenido y cómo se juega

La caja contiene 50 tarjetas con los misterios y las instrucciones. Nada más. Dentro de las instrucciones además tenemos una pequeña descripción del autor y el ilustrador (Bernhard Skopnik) y una narración del autor donde nos cuenta qué son las Historias Negras y cómo creó el juego.

Instrucciones de Black Stories

Un narrador, o Guardián del Misterio , cogerá una carta y leerá su anverso en alto, habiendo leído previamente el reverso donde viene la solución. El resto de jugadores tendrán que hacer preguntas que se puedan contestar con “Sí” o “No”, hasta conseguir dar con la solución al misterio. El Guardián podrá dar alguna pista si están muy perdidos o mantenerlos en ascuas hasta que exploten.

Lo que Black Stories tiene de especial es que los misterios vienen ya preparados para ser leídos, no hace falta inventarse nada. Los jugadores, con más o menos pericia, tendrán que resolver el misterio avasallando al Guardián con preguntas, hasta dar con la solución a la misteriosa muerte o suceso.

Opinión de Black Stories

Black stories se acaba rápido. Son sólo 50 misterios, algunos ampliamente conocidos como leyendas urbanas, que nadie sabe si ocurrieron tal y como se narran, pero forman parte de la cultura popular.

black-stories-cartas

Una vez jugada cada carta deja de ser útil. Al llegar a la número 50, directamente te has quedado sin juego. No quiere decir que no se pasen unas buenas sesiones detectivescas, pero es un juego que pierde totalmente su jugabilidad al terminar dichas cartas.

Por eso, muy ávido el autor, hay una saga entera de Black Stories, que hace que la diversión continúe. Si acabas una caja, te vas a la tienda de turno y te compras la siguiente. Y así hasta agotar existencias, o a los amigos. Lo que primero ocurra.

Se puede pasar un rato divertido y jugar en cualquier sitio. No se necesita un lugar especial para jugar. Esto hace que sea muy fácil sacarlo. Además las reglas las puede entender casi hasta un cactus, con lo cual es difícil que alguien se oponga a jugar.

Pero, la diversión se queda ahí. Resuelves un misterio, el siguiente, otro más… Y ya está. Tras 50 cartas no vas a decir ¡Dios, qué juegazo, lo voy a votar con un 10 en Garesys! No, directamente irás a la estantería a coger otro juego de mesa.

Le damos un aprobado raspadillo, porque aunque es divertido, la fecha de caducidad es demasiado corta para la diversión que brinda.

Nuestra nota

Puedes decirnos qué opinas sobre Black Stories en su página de Garesys o votarlo si lo has jugado. ¿Quieres comprarlo? También podemos ayudarte con nuestro comparador de precios de juegos de mesa.

¿Merece la pena Pandemic: Legacy? Parte 4

pandemic-legacy

Como ya publicamos en entradas anteriores (parte 1, parte 2 y parte 3) Pandemic: Legacy es un juego con reglas incrementales y fecha de caducidad: con un mínimo de 12 partidas y un máximo de 24, más las de prueba de Pandemia.

Hemos de avisar, una vez más, de que va a haber destripe de reglas, spoilers y, en general, ruptura de magia. Así que si no has jugado hasta Septiembre, mejor no sigas leyendo.

En nuestra última entrada jugamos marzo. Pero mucho ha llovido hasta el día de hoy. Entre el último post y este, hemos tenido tres nuevas sesiones de juego  donde jugamos las siguientes partidas:

  1. Abril, mayo.
  2. Junio, julio, agosto.
  3. Septiembre: Dos partidas.

De abril a agosto lo hicimos sin problemas, ganando todas las partidas. Conseguimos controlar la zona de desvaídos bastante bien, en nuestro caso Asia y Oceanía, ayudándonos de la especialista en cuarentenas. Otros dos personajes muy activos son el Coordinador de Efectivos y la Analista, y el último suele ser el Médico. Aunque hemos probado varios abanicos de personajes, como el experto en operaciones, al final solemos volver a una configuración similar a la anterior.

Aparecieron dos nuevos cartones donde había que perseguir a dos científicos, y nos lanzamos a por estos objetivos y el de las seis instalaciones militares.

Todo iba más o menos bien, conseguimos hacer 6 instalaciones militares base (de las pegadas), para empezar ya con un objetivo terminado. Mejoramos a la especialista en cuarentenas para que a su paso desaparecieran desvaídos. Todo era como la cabecera de Heidi, a cámara lenta, sonriendo y el aire dándonos en la cara… La, la, la…

Y llegó Septiembre.

De repente vimos que todo era un complot, que hay un científico paranoico con nuevos datos sobre que el virus CodA-403 no ha sido un capricho de la naturaleza, sino que la mano humana está detrás de su creación. Y que haber creado tantas instalaciones militares sólo podía acarrearnos problemas en el futuro.

La primera partida de septiembre nos hizo ver que todo se había descontrolado: varios personajes obtuvieron secuelas por estar en ciudades con desvaídos o con brotes. No conseguimos hacer el objetivo obligatorio de las 3 curas. El pánico de la población iba en aumento, pero controlado. Aún así, no pudimos manejar la situación.

Perdimos nuestra primera partida de septiembre. El aire quedó enrarecido y dejamos de hacer bromas. Creyendo que había sido un golpe de mala suerte y que podríamos con todo, volvimos a jugar septiembre, con dos eventos de financiación, y eligiendo cuidadosamente una configuración de personajes que creímos sería ganadora: analista, coordinador, especialista en cuarentenas y el nuevo soldado, que no obtiene secuelas al empezar su turno en una ciudad con desvaídos.

Al conseguir atrapar al científico paranoico perdimos a la especialista en cuarentenas. Sí, murió. Por exigencias del guión. Nos quedamos fríos, sin saber qué hacer, en medio de una partida casi perdida. Un civil ocupó su puesto, pero ya no era lo mismo.

Civil Pandemic Legacy

Tokio fue arrasada, aparecieron brotes por todas las ciudades desvaídas, no éramos capaces de contenerlos por miedo a acabar con más secuelas de las que ya teníamos. Al final, con 8 brotes, en una reacción en cadena terminó la partida. Al menos pudimos destruir dos instalaciones militares iniciales para allanar el camino para octubre. El Mundo se nos estaba yendo a la mierda…

Tuvimos que hacer una retrospectiva viendo qué habíamos hecho mal y bien. Los 10 minutos tras la muerte de “la cuarentenas”, nuestra querida Asteroide/Asterisco, fueron tensos y transcurrieron en silencio. Se podía cortar la tensión del ambiente con un cuchillo poco afilado.

Opinión

Hemos leído algunas otras opiniones de septiembre porque no podíamos creernos que esto nos pasara a nosotros. Al parecer está bastante bien medido que haya una ruptura similar en este mes.

Algunos dicen que lo que pasa en septiembre es fruto del “lazy design” por parte de los autores. ¿En serio? Yo creo justo lo contrario. Nos preparan el camino durante todo el juego para que vayamos cayendo en sus trampas: vamos a hacer a la cuarentenas una berserker (o a algún otro), vamos a quitarnos un objetivo fácil de cuajo (las instalaciones militares), vamos a meter militares hasta en la sopa… Y de repente todas esas decisiones son contraproducentes.

Creo que, lejos de tratarse de un cambio de última hora metido por los autores, se trata de algo cuidadosamente premeditado. Nos están haciendo vivir una historia desde dentro, sufrir con rabia los embates del destino, el giro argumental a mí, al menos, me ha parecido sublime. Pese a tener una sensación de abatimiento tras la muerte de Asterisco y perder dos partidas seguidas, estamos más metidos en el juego ahora. Lo hemos hecho nuestro, nos ha movido emocionalmente. Y juro que esto es verdad, porque aunque no hayamos llorado por la muerte de un personaje, como hemos leído en otros sitios, Pandemic: Legacy ha sido capaz de cambiarnos el estado de ánimo, como si de verdad estuviéramos compenetrados con nuestros personajes. Cada secuela dolía como un arañazo real.

Estamos acostumbrados a estos giros argumentales en películas, series, libros, pero no en juegos de mesa.

Tras esto no es de extrañar que sigamos en nuestras trece de que es Pandemic: Legacy es un juego increíble. Merece la pena y mucho, aunque ahora mismo estemos de luto por Asterisco. Descanse en paz.

Pero… Siempre hay un pero, tenemos la opinión de otro jugador, que no comparte la mía. A él no le ha gustado tanto y además era quien llevaba a la especialista en cuarentenas. Os dejo con sus palabras:

Otra opinión

Una muerte previsible por la potencia que adopta el personaje, pero innecesaria y frustrante.

Desde el planteamiento del juego no se ha tomado en cuenta el cariño o la ilusión con la que vas haciendo crecer al personaje con el que juegas, al que dedicas tantas atenciones y esfuerzos.

La potencia podría haber sido contrarrestada con penalizaciones o asunción de secuelas por traición.

Los creadores olvidaron la máxima de los juegos de rol:
Los jugadores están hechos de la materia de los héroes, no debes matarles si no está justificado y es imprescindible”.

He dejado juegos por menos y quemado libros por lo mismo.

Adiós Asterisco, nunca te olvidaremos...
Adiós Asterisco, nunca te olvidaremos…

En la próxima entrada contaremos el fantabuloso combo detectado (no sabemos si hecho aposta o no) para turnos infinitos, y el cual nos llevó a una discusión sobre la ética de usarlo o no, votaciones varias y sentimientos de culpa posteriores.

Dixit Odyssey

Dixit Odyssey es un juego y/o una expansión para Dixit. Presentado en caja grande, como su primo Dixit, y con ligeras diferencias con éste, tenemos un juego que esta vez permite de 3 a 12 jugadores, a partir de 8 años. La duración sigue siendo de 30 minutos, pero por experiencia, cuanta más gente, más lío y más se tarda en hacer cada ronda.

Dixit Odyssey caja

Creado por Jean-Louis Roubira e ilustrado por Marie Cardouat y Pierô.  Editado por Libellud.

Contenido

  • 84 cartas de gran formato, igual que el resto de Dixits.
  • Un tablero de puntuación
  • 12 cartoncillos para votar
  • 24 pines para marcar el voto (verdes y rojos)
  • 12 conejos de madera
  • Libreto de instrucciones en 8 idiomas
Dixit Odyssey caja
Aquí tenemos odyssey con 2 expansiones

Dixit Odyssey tiene un inserto de plástico con huecos para expansiones (nosotros tenemos metidas las expansiones Dixit 2 y Dixit 3). Ya no usa la caja como tablero contador, como Dixit, ahora el tablero de puntuación se sitúa en el centro de la mesa, para que los conejitos campen a sus anchas. Además alrededor del propio tablero se situarán las cartas para votar, una idea muy imaginativa y que funciona muy bien para no oír “¿La carta 1 es a tu izquierda o a la mía?”.

Dixit Odyssey partida

Para votar ahora cada jugador tendrá su tablero de puntuaciones, donde clavará los pines. Una buena solución para no tener que meter 144 cartoncillos de voto (12 jugadores, por 12 posibles votos, iba a ser eso la fiesta de los cartoncillos).

Puntuaciones Dixit Odyssey

¿Y qué más novedades lleva? ¿Qué nuevas reglas? Pues… Siento decir que no hay mucho más, salvo que el primero que llegue a 30 puntos gana, no como en el Dixit original, que es cuando se acaben las cartas.

Conclusión

Éramos pocos y parió la burra ¿O la abuela? Siempre me confundo con este refrán. Me pregunto si era necesario otro juego en el anodino mundo de Dixit. En este caso, y con la excusa de 12 jugadores, podríamos decir que sí. Y a estrujar más a la gallina de los huevos de oro.

Puntuaciones Dixit Odyssey

Uno se puede saltar Dixit, comprar Dixit Odyssey, Dixit 2 y 3 y meterlos todos en la misma caja. ¿El problema? Que una vez mezcladas las cartas ya no hay manera de saber cuál pertenece a cada versión.

Hay otro problema menor y es que hay algunas cartas repetidas. Sí, como lo lees. Han metido ciertas cartas conmemorativas con el logo de cada dixit que recomiendo no incluir, para no terminar con dos cartas iguales a puntuar.

Carrera de conejos

Y el juego no escala bien. Cuantos más jugadores, más eternas se hacen las partidas. Al final los que se sientan lejos no ven las cartas, termina todo el mundo levantándose y haciendo la ronda para puntuar. Más de 6-8 personas es un desmadre.

Nota de Dixit Odyssey

Por lo que finalmente no podemos darle ni el aprobado, ya que funciona aún peor que Dixit al meterle tantos jugadores. Si queréis votarlo, saber más o comprarlo, podéis ir a la página de Dixit Odyssey en Garesys.