Archivo de la etiqueta: Juego de mesa

¿Merece la pena Pandemic: Legacy? Parte 1

pandemic-legacy

Aviso: Post libre de Spoilers. Sólo se hablará de las reglas básicas de Pandemic: Legacy, las que vienen en el manual y no de las cartas que se van descubriendo. No queremos arruinarle a nadie la experiencia.

Tras bastantes partidas a Pandemia básico, al que por si no lo sabes se puede jugar con Pandemic: Legacy, llegó la hora de estrenarlo de verdad y jugar la primera partida: Enero.

La experiencia con Pandemia había sido agridulce, teníamos un ratio de éxito muy malo: ganábamos 1 de cada 3 partidas. Así que algo había que hacer para salir del bache. El resto de jugadores querían seguir jugando a Pandemia hasta depurar una técnica infalible que nos diera la victoria en todas las ocasiones. Sin embargo yo, como culo inquieto y poco dada a las reflexiones,  quería empezar a pegar pegatinas, abrir el mazo legacy y liarla parda.

Aquel día me levanté muy dispuesta a repartir una pequeña dosis de ganas a mi grupo de juego y recibieron el siguiente mensaje en sus móviles:

La autoridades de Shangai han cerrado el tráfico terrestre, marítimo y aéreo esta mañana de forma preventiva para contener lo que parece ser un brote de un virus desconocido hasta ahora. Más del 20% de la población está infectada, y se sospecha que más del 60% pudiera ser portadora.Expertos epidemiólogos indican que se trata de un virus de la familia Paramyxoviridae muy resistente y altamente contagioso. No se sabe con certeza cómo se propaga, pero fuentes cercanas al centro de investigación de la ciudad creen que podría ser por vía aérea. […]

Aún es pronto, pero se teme que se pueda haber propagado a ciudades cercanas y se está estudiando activar el protocolo de nivel 4 contra brotes mundiales.

Los expertos locales están desbordados y están barajando pedir ayuda al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de la ciudad de Atlanta, en Estados Unidos, conocido por tener los mejores expertos en tratamiento y contención de pandemias desconocidas. En concreto el grupo [tenemos hasta nombre] cuenta con el mejor equipo humano y el más puntero equipo técnico. Este grupo ya cosechó varios éxitos en el pasado, como la contención de una rara fiebre que se propagó por Johannesburgo el pasado mes de abril.

Para evitar que este virus se convierta en una Pandemia, el Mundo se pone en manos de este equipo de profesionales altamente cualificados. ¡Contamos con vosotros!

Y se acompañaba con esta imagen
Y se acompañaba con esta imagen

Esto debe ser una reminiscencia de mis tiempos roleros. No te culparé si no te lo has leído. Vamos, eran mis ganas de empezar a jugar a algo nuevo.

Incluir las nuevas reglas es bastante sencillo. Dicho sea de paso, Pandemia no es un juego con unas reglas muy complicadas. Hasta ahora sólo hemos jugado enero, así que el conocimiento del juego aún es limitado.

Para jugar a una partida de Pandemic: Legacy se necesita seguir las instrucciones del mazo Legacy y añadir algunas cosas más. Básicamente se pueden variar los objetivos de encontrar las 4 curas, aparecen nuevas reglas y nuevas cartas.

Como secretos encontramos unos sobres Top Secret, unas cajas negras numeradas del 1 al 8 y el mazo Legacy, que es lo que le da la calidad al juego. De esta parte no desvelaré nada. 🙂

Las reglas nuevas, que sí se pueden conocer son:

  • Pánico de la población: Cuando se produce un brote en una ciudad se va incrementando un contador (con pegatinas del 1 al 5 puestas una encima de otra). Con varios brotes hace que sea más difícil entrar en una ciudad o incluso destruye el centro de investigación, si lo hubiera.
  • Secuelas de los personajes: Cuando un personaje se encuentra en una ciudad en el momento de un brote epidémico puede sufrir trastornos que se pegarán a su ficha. Esto podría llevar a la eliminación del personaje ¿Cómo? En próximas entregas os lo contaremos.
  • Eventos con financiación: Cada partida el grupo tiene un número de financiación (en enero es 4) que indicará el número de cartas de ese tipo que se pueden mezclar con el mazo de juego. Pueden marcar la diferencia entre una victoria y un estrepitoso fracaso.
  • Mejoras de final de partida: Al terminar la partida se eligen dos mejoras, que pueden ser eventos, centros de investigación iniciales (como Atlanta), mejoras varias de los personajes o mutaciones beneficiosas de los virus. Muy útil.

Con estas reglas Pandemic: Legacy mejora mucho. En nuestro caso sufrimos varios brotes que se nos fueron de las manos y hubo que pegar unas cuantas pegatinas de pánico nivel 1 (inquietud) en el tablero. En ese momento no hacen nada, pero sabemos que futuros brotes nos dificultarán mucho, así que estuvimos conteniendo a saco el resto de brotes.

¿Pandemic: Legacy Rojo o Azul?

Esta pregunta es menos tonta de lo que parece, ya que existen dos cajas distintas, una roja y una azul, y uno se pregunta cuál comprar. A mí el chico de la tienda me aseguró que son exactamente iguales, que sólo cambia la portada. No he podido comprobarlo, ya que sólo ha llegado a nuestras manos la caja roja.

En principio aunque cambie el orden de algunas cartas o varíe ligeramente, cosa que al parecer no pasa, el juego cambiará tanto de un grupo a otro que lo de menos será el color de la caja o el orden de las cartas.

¿Merece realmente la pena Pandemic: Legacy?

El hecho de destrozar un juego, pegarle pegatinas y variarlo para que sea una experiencia única puede asustar a priori. “¿Cómo voy a desvirtuar mi juego?“. Pues muy fácil, cuando pones la primera pegatina y ves que queda genial y que NO PASA NADA, se te quitan todos los miedos. Bueno, también puedes jugar eternamente a Pandemia, pero para eso ya hay un juego que se llama Pandemia y es más barato ¿no?

Tener entre 12 y 24 partidas distintas es genial. Muchos juegazos no llegan a salir de la estantería tantas veces, porque queremos probar otros o, sencillamente comienzan a aburrir pasadas 5 partidas. Pandemic: Legacy consigue crear esa expectación para querer jugar más. De verdad, lo de las cajas negras, los sobres y los diferentes elementos que se van descubriendo es un plus. El hombre es curioso por naturaleza y… ¡La caja! ¡La caja! 😀

Un personaje puede llegar a morir al recibir secuelas. Esto es lo único que no me gusta porque hay que romper la tarjeta del personaje. Por supuesto, llegado el momento, ya veremos lo que pasa. Seguramente se meta la tarjeta debajo del inserto de la caja o algo menos destructivo que romperla en cachitos. Además siempre están los civiles, que no tienen ninguna habilidad, pero tampoco reciben secuelas, ni mejoras.

¿Eso significa que el juego deja de ser jugable tras 12-24 partidas? No exactamente. Se añaden nuevas reglas al tablero y al manual y un montón de cosas que desconozco ahora mismo. Pero nada impide que tras jugar los 12 meses no se puedan ignorar y jugar a Pandemia normal, o hacer unas reglas de la casa y listo.

Hablando del precio. No tengo la sensación de que el juego sea excesivamente caro, como he leído por ahí. Cuesta más ir al cine o a cenar varios días. Menos de 50€ para entretener a 2-4 personas durante unas 12 sesiones me parece un precio más que justo. Y ya he dicho que el juego no hay que tirarlo después. Ponerle nombres a los personajes o a las enfermedades tampoco lo cambia mucho, salvo que acabas con una generalista llamada Paca y un virus llamado Dalek. Lo único que sí creo que es horrible es romper cartas. Esperemos que sólo sean personajes…

Así que tras haber jugado Enero (acabado en victoria ¡Yuhuuuu!) yo creo que sí merece la pena. Veremos en siguientes partes si se mantiene esa idea.

 ¿Quieres saber más? A continuación tienes el resto de la saga de Merece la pena Pandemic: Legacy

Mall of Horror: La reseña

Corría el año… mmmm… no me acuerdo. Podría ser el 2007 quizá, cuando conocí y me regalaron el fantástico: Mall of horror.

Por aquel entonces yo no sabía la pedazo de joya que había caído en mi arsenal. Sé que lo jugué mucho, y aún hoy sigue saliendo del armario (je) mucho más que otros juegos. Al ser descatalogado se convirtió en una rara pieza de coleccionista. Según escribo estas líneas he visto que en ebay venden uno precintado por 150$ más gastos de envío. He llegado a verlo a 200 y algo… Voy a asegurarlo contra incendios, inundaciones y arañazos de gato.

Gata jugando a Mall of Horror

¿Y qué lo hace tan maravilloso? Fácil: es divertido, de traicionar a los amigos, tiene una estética muy interesante, los elementos son buena calidad y, además, es de zombies.

Lo hemos bautizado como “El Gran Hermano Zombie“. Para muchos esta frase no dirá mucho, así que pasemos a La Reseña y os cuento por qué.

Historia

Tú y tu grupo de amigos os habéis quedado atrapados en un centro comercial en un apocalipsis zombie.

¡Genial!

Caja de Mall of Horror

Pero además, por un extraño motivo que no alcanzas a comprender hay otros grupos de amigos clones del tuyo. A pesar de ser como tú: animadora, forzudo o pistolero, o incluso una adorable niña (si somos 3 jugadores), no te terminan de caer bien y crees que es mejor que se los coman los zombies antes que a los tuyos.

Mecánica

Mall of Horror es un juego de 3 a 6 jugadores, de traición, zombies, dados, miniaturas, cartas y nominaciones.

Cada jugador controlará a 3 personajes si se juegan de 4 a 6 jugadores, o 4 si se juegan 3. Los personajes son:

  • La chica pin-up, más conocida como la gritona. Vale 7 puntos, si sobrevive al final del juego, pero como contraposición es una escandalosa y se pone a hablar a gritos cuando está con sus amigas (las otras pin-ups).
  • El forzudo: Puntúa 5 puntos y además es necesario un zombie más para entrar en la habitación. Vamos, que es un bruto.
  • El pistolero: Este como no tiene fuerza, al menos tiene pistola. Puntúa únicamente 3 puntos, pero en las votaciones vota doble: él y su pistola.
  • La niña: Se usa en partidas de 3 jugadores: sólo se la encuentra en los sets amarillo, rojo y azul. Es la hermana pequeña de la pin-up, que no contenta con berrear como una loca, se trae a su hermana a un apocalipsis zombie. Sólo puntúa 1 punto al final.

mall-of-horror-juego-de-mesa

La idea es sobrevivir a las hordas de zombies que aparecen aleatoriamente en las zonas del centro comercial en el que nos hemos quedado atrapados. Y, al final de la partida, ganará el jugador que tenga más puntos con sus personajes.

En partidas de 3 o 4 jugadores la zona 2 (tienda de ropa Cachou) permanece cerrada. En partidas de más jugadores, se juega con todas las localizaciones abiertas.

Cada jugador recibe a sus personajes, más una rueda de votación o “arma de nominaciones”.

Mall of horror ruedas

En teoría empieza el jugador más anciano, porque como es el que tiene un pie en la tumba, para que disfrute más de lo que le queda de vida. Además se le otorga la medalla al jefe de seguridad, que es como los oscars honoríficos, pero en este caso sí tiene utilidad: poder ver en las cámaras de seguridad dónde van a ir los zombies. Esto se traduce en que es él el que hace la tirada oculta de los 4 dados.

El comienzo del juego es sencillo. Cada jugador lanza 2 dados y elige una de las dos tiradas, llevando a uno de sus personajes a esa localización. Por ejemplo: si sale un 5 y un 6, se puede ir a la sala de seguridad o al supermercado. Si alguna de las zonas está llena (lo indican las chinchetas azules que hay en cada una de las zonas), tendrá que ir a la otra. Si ambas están ocupadas, podrá elegir a qué zona ir. Siempre que haya espacio.

Además, hay que tirar 4 dados para poner los zombies en esas localizaciones. Muy importante hacerlo después de colocar a todos los personajes.

Mall of Horror, caja

Cada ronda se divide en 6 fases:

1. Búsqueda de material.

Todos los personajes que estén en el parking tienen que votar al color del jugador que quieren que coja cartas. Se tiene una votación por personaje. Además si uno de esos personajes es el pistolero, vota doble. Y si se gasta una carta de “amenaza” también se tiene voto doble. Las votaciones se muestran todas a la vez.

Si hay empate, el resto de jugadores, es decir, los que no tienen personajes dentro del parking, pueden unirse a la votación. Si vuelve a haber empate, nadie consigue buscar material. ¡Mala suerte!

Viene muy bien un arma, una carta de amenaza, una para esconderse o para ver las cámaras de seguridad. Coger material significa coger 3 cartas, quedarse con una, regalarle otra a otro jugador (que puede haberte votado o no) y deshacerte de la última.

Si se vacía la pila de cartas, se acabó esa fase del juego. Nada de volver a barajar las cartas, no seáis tramposos.

2. Elección del jefe de seguridad.

Una vez más se hace uso de la rueda de nominaciones. Esta vez para elegir al próximo jefe de seguridad. Sólo votan los jugadores con personajes dentro de la sala 5 o sala de seguridad. Igual que antes, si hay empate se repite con el resto de jugadores. Y si hay un segundo empate ¡Fallo en Matrix! En un sitio de las reglas pone que se queda sin haber jefe de seguridad y en otro que continúa el antiguo. Así que supongo que la que más os guste. A mí me gusta la de que no haya jefe de seguridad. Los personajes acabarán todos corriendo como locos yendo quizá a una muerte segura entre las muelas de algún zombie medio-podrido.

Pero parece que lo arreglan diciendo que el jefe de seguridad sólo puede ver las cámaras si ha sido elegido en la ronda actual. Es decir, tendrá una insignia inútil. ¡Fabuloso!

3. Llegada de los zombies.

Mall of Horror Zombies

Se tiran los 4 dados de forma oculta (bajo la cajita de dados). Podrán ver el resultado el jefe de seguridad y los que gasten una carta de “cámara de seguridad”, también conocida como “me beneficio al segurata”.

4. Selección de destino

Todos los jugadores seleccionan a qué localización van a ir, de forma oculta. Y se muestran todas a la vez. El único que debe decirlo en alto, antes de nada es el jefe de seguridad, si ha sido elegido en la ronda actual. Se selecciona el destino (con los círculos de las localizaciones), pero no con qué personaje. Así que el turno puede tener giros inesperados.

5. Movimiento de los personajes

Se muestran los dados de la tirada de zombies y se pone 1 zombie por cada dado enfrente de cada zona que toque.

Cada jugador mueve uno de sus personajes hacia la zona que votó. No puede ser un personaje que ya esté allí, evidentemente. Si la zona está llena, rebotará e irá a parar al parking.

Un jugador puede cambiar su destino usando una carta de sprint.

6. Ataque de los zombies

Ahora viene lo bueno. Los zombies tienen que merendar. Hay una serie de reglas para hacer más divertida la no-vida de los muertos vivientes. Se pone un zombie más en el lugar que más gente haya y en el que contenga más pin-ups. Si hay empate, no se pone ninguno.

Llega el momento de saber si entran los zombies, en cada zona, por orden. Si el número de zombies en la puerta de la localización es mayor o igual que el número de personajes, los zombies entran para comerse a alguien. Recordemos que el tipo duro cuenta como 2 personajes.

En el parking entran siempre, porque tiene muchas entradas. Y en el supermercado entran si hay 4 zombies o más esperando en la puerta, como en las rebajas.

¡Y aquí llega el verdadero gran hermano zombie! Los jugadores de la zona en la que entran habrán de votar a quién sacrifican.

Mall of Horror partida

Se pueden ayudar de cartas para superar la entrada de los zombies:

  • Armas: Hay 6 armas que pueden matar a uno o dos zombies.
  • Hardware: Refuerza la puerta en un momento puntual, para por ejemplo hacer que los zombies no entren en este turno.

Si aún así entran, se puede jugar la carta hidden para esconder a un personaje, que no podrá votar ni ser votado en el turno actual.

Si tras esto al final hay que votar, el jugador que más votos reciba tendrá que sacrificar a uno de sus personajes en la localización. Por suerte elige él a cuál de sus personajes se comerán. Recordemos que aquí puede ser muy útil tener al pistolero o una carta de threat(amenaza) para votar doble.

Una vez saciados, los zombies se van y dejan la puerta vacía.

Como regla especial, en el parking cada zombie se ha de votar por separado. Digamos que es el buffet libre de los zombies. Así que comen todos y se hacen tantas votaciones como número de ellos haya.

Si un jugador, tras el festín de los zombies, se queda sin personajes podrá seguir votando en las segundas votaciones y además podrá poner un zombie a su elección en la fase 4. Habrá muerto, pero puede seguir dando por saco.

El juego se termina si todos los jugadores que quedan están en una misma zona (salvo parking) o si quedan sólo 4 personajes vivos. Para partidas de 6 jugadores, el número se incrementa a 6.

Al finalizar se suman los puntos de los personajes y gana el que tiene más. En caso de empate, gana el que tenga más cartas en la mano. Si hay un segundo empate, hay que hacer una lucha a muerte en el barro… No, realmente en ese caso son muy guays los dos jugadores que quedan y los demás les guardarán odio eterno. :)

Contenido

La calidad de la caja y de los componentes es muy buena. El tablero es cuadrado y fijo. En él podremos ver las seis zonas existentes, donde podremos esperar a que nos coman los zombies…

Mall of Horror contenido

  • Tablero cuadrado
  • 5 cubiertas para zonas cerradas (o infestadas)
  • 21 piezas de madera de jugadores: Bueno, son piezas de madera circulares con una imagen pegada.
  • 30 miniaturas de zombies. Todos tíos. Las zombies no han venido.
  • 6 tableros para votar.
  • 4 dados.
  • La cobertura para ocultar las tiradas.
  • 21 cartas de acción.
  • 1 insignia de jefe de seguridad, que al final no sé por qué todo el mundo lo llama sheriff.

Conclusión

Es un juego muy divertido y muy dinámico. Como pros las votaciones, la rapidez de los turnos y en general la capacidad tanto de traicionar a los compañeros como de ayudarlos. Pero todo con la finalidad de ganar al final.

La única pega que le veo es que las reglas pueden ser malinterpretadas y convertirse en un “mi casa, mis reglas”. Además, como es un juego que ya no se hace, da más miedo que se deteriore. No será el primer juego de mesa al que se le cae un vaso de bebida… Pero con este escuece un poco más.

La conga de zombies haciendo la g de Garesys
La conga de zombies haciendo la ‘g’ de Garesys

Y hasta aquí la pedazo de reseña de Mall of horror. Si queréis decirnos algo, tenéis los comentarios.