Mamma Mia!

¡Camarero, póngame una pizza con extra de champiñón, salami y un montón de aceitunas!

Mamma mía! es un sencillo y rápido juego de cartas, algo de suerte y memoria para de 2-5 jugadores pizzeros, a partir de 10 años. Diseñado por el conocido Uwe Rosenberg e ilustrado por Franz Vohwinkel.

Por menos de 15€ podéis tenerlo entre vuestras manos en la versión de HomoLudicus.

Caja Mamma mia

Ingrendientes

65 cartas con 5 tipos de ingredientes:

  • Salami: Nosotros lo llamamos “salchichonio“. Gritando con acento italiano, por supuesto.
  • Champiñón.
  • Pimiento.
  • Aceituna.
  • Piña (o Queso): No importa con cuánta gente juegues, unas veces dirán piña y otras veces dirán queso. En las reglas dice que es piña.

40 cartas de encargos de pizza: 5 conjuntos de 8 pizzas diferentes. Son las pizzas que los cocineros tendrán que preparar.

La carta de Mamma mia!

Ingredientes de Mamma Mía
Ingredientes: salami, champiñón, pimiento, aceituna y piña

 ¿Cómo se juega?

Preparación: Cada jugador toma sus 8 cartas de pedido, del color que haya elegido, y las mezcla y pone boca abajo en frente de él. Esta pila tiene los pedidos que tendrán que completar para ganar el juego. A esta pila se la denomina camarero. ¿Por qué? No sé, yo lo llamaría comanda, pizzas, pedido, lo que sea, menos camarero.

Para la mano inicial se cogen 6 cartas de ingredientes y la carta superior de la pila personal de encargos. Es decir, todos empiezan con 7 cartas: 6 ingredientes y 1 encargo.

Mano Inicial de Mamma mía
Mano Inicial. Y sale la “bombástica”. Empezamos bien…

El juego se divide en 3 rondas, que significa agotar 3 veces los ingredientes y sacar las pizzas del horno.

Tras esto, el resto de cartas de ingredientes se mezclan añadiendo la carta Mamma mia! al conjunto Estas cartas forman la despensa.

Los jugadores, por turnos, irán apilando las cartas de ingredientes y pizzas en el centro de la mesa. A esta pila se la denomina horno.

Mesa de juego
La pila del pimiento es el horno, la de al lado es la despensa. Mesa para 3 jugadores.

En cada turno un jugador deberá poner al menos un ingrediente en el horno boca arriba. Si quiere poner más, tendrán que ser todos del mismo tipo. Por ejemplo “¡3 salchichonios!“.

Después, si le apetece, puede o sabe que es un crack y tiene memoria de elefante, podrá poner una carta de pedido, también boca arriba. Aquí es donde viene la parte de memoria (y algo de suerte): hay que recordar qué ingredientes se pusieron antes, y qué pedidos han puesto los demás,  para saber si se cumple con los ingredientes de la pizza que se pone.

Tras terminar el turno, el jugador deberá robar cartas de la despensa o de su camarero, hasta completar 7, si se puede. Se puede robar de una de las 2 pilas, pero no de las 2. Es decir, si se han puesto 3 ingredientes, se pueden robar 3 ingredientes de la despensa o 3 pedidos del camarero. Si hay menos, mala suerte, jugaremos con una mano menor de 7 cartas.

Si sale la carta Mamma Mia! el jugador que la ha robado la deja a su lado y roba otra. Esto indicará que es el primero en la próxima ronda y que será el que lea los pedidos.

Cuando se acaba con las cartas de la despensa el jugador de la carta Mamma Mía! tendrá que sacarlas del horno. Se le da la vuelta a la pila del horno y se van sacando las cartas 1 a 1 y sin alterar el orden.

En la siguiente foto se puede ver cómo la pizza morada se puede completar, ya que existen 4 pimientos y 1 aceituna (esa aceituna es doble, pero si no jugáis con ingredientes dobles no os debéis preocupar).

Horno de Mamma mía
Sacando las pizzas del horno

Al llegar a una carta de pedido, si están todos los ingredientes necesarios para hacer la pizza, el jugador se lleva la carta. Puede usar ingredientes de su mano para completar alguna pizza.

Tipos de Pedidos

Tipos de pedidos

En cada color hay un ingrediente personal. En el morado es la aceituna, como se ve en la foto. Amarillo, piña. Verde, pimiento… Fácil ¿no?

  • Bombástica: 15 ingredientes, no importa el tipo. Si hay más ingredientes, también se usan. Es como un reseteo de ingredientes.
  • Ingredientes: Pizza normal que requiere esos ingredientes. Las hay de 4 ingredientes iguales, más el propio del color y la que tiene los 5 ingredientes.
  • Minimal: Pizza que requiere 3 ingredientes iguales, más el propio. La particularidad de esta es que los 3 ingredientes han de ser del tipo que tenga menos cartas entre las que están boca arriba en el horno.
  • Monotoni: 6 ingredientes iguales, más el ingrediente personal.

Ganará el jugador que más pizzas haya completado al finalizar la tercera ronda.

Conclusión

No esperéis grandes estrategias, ni mucha variedad. El juego es lo que es: un juego de memoria donde los demás cocineros también están haciendo sus pizzas y apilando ingredientes. Así que hay que contar cartas y poner las pizzas cuando sabemos que hay los suficientes ingredientes en la pila para hacerlas, pero si nos esperamos demasiado, otro podrá usar los ingredientes para sus propias pizzas.

La única parte estratégica es guardarse algunos ingredientes ocultos para ponerlos cuando toca, sin que nadie se lo espere.

Está bien para jugadores casuales, para pasar un buen rato y para echar unas partidas rápidas. Ideal para viaje, por su reducido tamaño.

Le ponemos un 6.5
Le ponemos un 6.5

Si queréis saber más del juego, votarlo o ver dónde comprarlo, tenéis la página de Mamma mia! en Garesys.

Quizá te interese

Facebooktwittergoogle_plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *